Información Hambruna en Somalia

La hambruna en Somalia, prevista desde el año 2000, demuestra la hipocresía de las grandes potencias y de la denominada doctrina de “intervención humanitaria”.

La falta de reacción mundial cuesta miles de vidas. Para escapar de la sequía que padece su país, cada somalí debe recorrer 80 kilómetros de desierto arenoso entre la frontera y el campamento de Dadaab, en el norte de Kenia, soportando un calor de 50 grados. La travesía lleva nueve días. Se estima que en toda Kenia hay cinco millones de personas que padecen hambre severa a causa de la sequía, según Abbas Gullet, secretario general de la Cruz Roja keniata.  En el norte del país, la comunidad de Turkana está tan desnutrida como los refugiados en Dadaab.  Datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) señalan que, de las alrededor de 850.000 personas que viven en Turkana, más de 385.000 niños y 90.000 mujeres embarazadas y en periodo de lactancia padecen una desnutrición aguda.  Esto aumentó a 78 por ciento la proporción de nuevas admisiones de niños desnutridos  “Ésta es una situación muy seria. En toda la región (Cuerno de África) hay más de 10 millones de personas afectadas. De esta cifra, dos millones de niños están severamente afectados, la mitad de ellos sufre una desnutrición aguda, y (muchos están) al borde de la muerte”, dijo el director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake. Esto ocurre menos de dos meses después de que el presidente de Kenia, Mwai Kibaki, declaró a la sequía como desastre nacional, ya que las vidas de los habitantes de Moyale, Turkana, Wajir, Marsabit y Mandera penden de un hilo por la falta de alimentos y agua… a hambruna en Somalia ha provocado la muerte de decenas de miles de personas en los últimos meses, y la situación podría agravarse aún más a menos de que se actúe con urgencia, según alertó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). El organismo de la ONU ha pedido 120 millones de dólares EEUU para responder a la sequía en el Cuerno de África con ayuda agrícola de emergencia…  Kenia soporta su propia crisis de hambre y desnutrición mientras intenta afrontar la llegada de más de 1.300 refugiados por día que huyen de la sequía en Somalia. En un informe especial publicado el 20 de julio de 2011, la Unidad de Análisis de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición en Somalia (FSNAU, por sus siglas en inglés), que gestiona la FAO, y la Red de sistemas de alerta temprana contra la hambruna (FEWS NET), declararon oficialmente el estado de hambruna en dos regiones de Somalia meridional: Bakool y el Bajo Shabelle.   El informe advierte que en los próximos uno o dos meses, la hambruna se extenderá por el sur de Somalia. Junto con las crisis en curso en el resto del país, el número de somalíes necesitados de ayuda humanitaria se ha incrementado desde 2,4 millones a 3,7 millones de personas en los últimos seis meses. En total, cerca de 12 millones de personas en el Cuerno de África necesitan actualmente ayuda de emergencia.  El lunes 25 de Julio tuvo lugar en Roma una reunión internacional de emergencia, con el objetivo de evitar una catástrofe humanitaria inminente y garantizar la seguridad alimentaria a largo plazo en la región.   La reunión estuvo organizada por la FAO a petición urgente de Francia -que ocupa la presidente del G20- y contó con la presencia de ministros y altos representantes de los 191 países miembros de la FAO, así como de otros organismos de la ONU y de organizaciones internacionales y ONGs…  En su intervención, el Director General de la FAO, Jacques Diouf, indicó que “los efectos combinados de sequía, inflación y conflicto han creado una situación catastrófica que requiere con urgencia la ayuda internacional masiva.” La hambruna se clasifica utilizando una herramienta denominada Marco integrado de clasificación de la seguridad alimentaria (IPC, por sus siglas en inglés) en base a tres criterios principales: una carencia extrema de alimentos para un número elevado de personas, tasas de malnutrición aguda que exceden del 30 por ciento de la población, y la denominada tasa bruta de mortalidad que sobrepase los 2 personas de cada 10 000 a diario.  Para abordar la crisis en la región, la FAO solicita 120 millones de dólares EEUU adicionales para el Cuerno de África, incluyendo 70 millones de dólares para Somalia y 50 millones para Etiopía, Kenya, Djibouti y Uganda. En este escenario es importante no olvidar la crisis humanitaria en Sudán y en la República de Sudán del Sur, para las que la FAO había solicitado ya 37 millones de dólares…La Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el estado de hambruna en Somalia el 20 de julio de 2011 tras dos años de sequía sostenida y una elevada mortandad infantil provocada por la escasez de alimentos en el país del Cuerno de África, al noreste del continente.  Sin embargo, hace casi once años, el 30 de septiembre de 2000, la FAO hizo público su informe final sobre “La Eliminación de la inseguridad alimentaria en el Cuerno de África: Una estrategia para la actuación concertada de los gobiernos y agencias de las Naciones Unidas”. Este informe recoge el trabajo y las recomendaciones del Grupo de Trabajo Interagencial sobre la repuesta a largo plazo de las Naciones Unidas a la seguridad alimentaria, desarrollo agrícola y aspectos relacionados en el Cuerno de África. En el mismo se esbozaba una estrategia y un marco de acción.  El mismo grupo de trabajo afirmaba en ese año 2000 que las recomendaciones que hacía no añadían nada nuevo en realidad en lo que se refiere a diagnóstico y a las causas del problema, e incluso en relación con las medidas a adoptar en aras de la seguridad alimentaria en la región. Una década después, son más de 12 los millones de personas afectadas por la hambruna en el Cuerno de África…  La zona austral de Somalia alberga a 310.000 niñas y niños gravemente desnutridos, según la ONU. Al mismo tiempo, la hambruna amenaza a casi la mitad de los aproximadamente ocho millones de somalíes. En algunas partes del país mueren diariamente al menos seis de cada 10.000 niños y niñas menores de cinco años.  Miles de personas podrían haberse salvado en Somalia si la comunidad internacional hubiera reaccionado a tiempo frente a las señales que anunciaban la hambruna en el país del Cuerno de África desde hace meses. La mortandad es tres veces superior a lo que el Fondo de Naciones
Unidas para la Infancia (UNICEF) define como hambruna, con un límite de dos muertes cada 10.000 personas por día.
Según la ONU, esta crisis alimentaria es la peor que ha sufrido África desde la hambruna somalí de 1991-1992…
A pesar de la sequía en el norte de Kenia, los refugiados siguen llegando a los campamentos establecidos en este país. En junio fueron 68.000 los somalíes que huyeron a Kenia y 54.000 los que terminaron en Etiopía. cada día la sequía expulsa a 1.700 y 1.300 personas clas vecinas Etiopía y Kenia, respectivamente…
En comparación con hambrunas anteriores, la situación de Somalia es similar o peor a las sucedidas en Níger (en 2005), Etiopía (2001), Sudán (1998) y en la propia Somalia (1992)

No a la ventahttp://www.noalaventa.com/contenidos/

File name Real Media format Mp3 format Duration Language
hambruna5 Click on icon REAL PLAYER Click on icon MP3 00:06:28 ESL/SPA


Acerca de Vgomagazine

Revista Online.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: