PLAY-DOC PRESUME DO CINEMA GALEGO / PLAY-DOC PRESUME DE CINE GALLEGO

descarga descarga (1)

A colleita deste ano do cinema galego deixou unha chea de títulos de calidade, seleccionados en festivais internacionais de prestixio e premiados en moitos deles. Play-Doc quere mostrar esa efervescencia, recollendo sete dos máis importantes en 2013, e organizando un debate aberto ao público sobre o asunto, no que participarán os directores convidados.

PLAY-DOC PRESUME DE CINE GALLEGO
– El festival ha escogido siete títulos representativos de la cosecha del año, rica en filmes
reconocidos en todo el mundo, con selección en certámenes de primera categoría
– El historiador de cine Manolo González moderará un debate abierto al público entre
los directores que protagonizan esta efervescencia generacional
Tui, 1 de marzo de 2013. Play-Doc Festival Internacional de Documentales de Tui vuelve a reunir
algunos de los mejores filmes de no ficción gallegos de la temporada. La calidad de estos parece ir
en aumento, en un año en el que muchos de ellos han sido seleccionados en festivales
internacionales. Arraianos, en la sección oficial, comenzó en Locarno una fulgurante carrera. La
andadura de Fóra, de Pablo Cayuela y Xan Gómez Viñas, empezó en el prestigioso CPH:DOX,
principal festival europeo especializado en documentales; Marcos Nine llevó La brecha al BAFICI
de Buenos Aires; y Lois Patiño mostró Montaña en sombra en Roma.
Son solo los ejemplos más destacables de otros tantos que, en los últimos años desde la irrupción de
Oliver Laxe en Cannes, han exportado la etiqueta de “Galician Cinema” al extranjero; usada en el
catálogo de la pasada edición de Rotterdam, en la que el ferrolano Alberto Gracia presentó la
ficción El quinto evangelio de Gaspar Hauser, llevándose a casa el premio de la crítica. Es evidente
que el cine gallego de autor, independiente, vive su mejor momento. Para reflexionar sobre los
porqués de esta irrupción y sobre lo que caracteriza a esta generación de cineastas, el historiador de
cine Manolo González, moderará un debate, en el marco del festival, en torno a la cuestión. Abierto
al público, participarán en él directores de los filmes gallegos seleccionados, junto a críticos y
programadores de Galicia, que analizarán este asunto.
El filme gallego a competición es Arraianos. En él, Eloy Enciso mezcla registro documental con
una puesta en escena con actrices no profesionales. Se suman seis títulos más en la sección gallega
no competitiva. Fóra, de Pablo Cayuela y Xan Gómez Viñas, es una exploración del sanatorio
compostelano de Conxo a partir de recortes de periódicos, entrevistas a sus encargados e imágenes
de archivo. Con un inteligente y respetuoso rescate de fuentes, los directores logran a través del
psiquiátrico realizar un comentario político de más alcance, de elegantes formas cinematográficas.
Imágenes secretas, de Diana Toucedo, tiene una vertiente más personal. Ea una busca en clave de
diario filmado de la figura de un padre ausente, en alamar, y de su vida en el barco. Conecta en este
acercamiento a una figura próxima con Piedad, de Otto Roca. En ésta, el director nos muestra las
dificultades del día a día de una viejecita con Alzheimer, en la que se produce un choque entre los
modos de vida rural y urbano, cuando tiene que mudarse de Leiroso a A Coruña para que pueda
atenderla la familia. De contrastes va también N-VI, que inició en Málaga su recorrido por
festivales. En ella, Pela del Álamo recorre la carretera nacional del título para realizar un retrato de
esos habitantes que viven en otra época, en la que no existían las autovías. Pueblos fantasma, antes
transitados por los conductores, son ahora un vestigio del pasado que se resiste a desaparecer.
Completan la sección La brecha y Montaña en sombra, las más rompedoras en lo formal. En la
primera, Marcos Nine critica las autoimposiciones y fronteras que los artistas se marcan a la hora de
trabajar. Promulgando una liberación de rutinas y mecanismos de trabajo, deja que el azar entre en
su película, que se va moviendo gradualmente de la representación a la abstracción más absoluta.
Ese es el terreno de Lois Patiño, el cineasta gallego más plástico de todos, que vuelve a convertir un
paisaje montañoso y nevado en un verdadero cuadro en movimiento. Un festín para los sentidos de
un autor que prepara ya su apasionante oda a la Costa da Morte, muy seguramente uno de los títulos
gallegos de 2013.

Acerca de Vgomagazine

Revista Online.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: