Xornal Galicia entrevista en exclusiva para sus lectores, seguidores y simpatizantes, al Círculo Podemos de A Coruña este 22 de mayo de 2014 con vistas a las elecciones europeas

 

Entrevista al Círculo Podemos de A Coruña el 22 de mayo de 2014

entrevistapodemos

¿Qué es podemos?

Podemos es una iniciativa para dar un paso adelante y mover el tablero político ¿por qué? Porque entendemos que la situación es dramática y que el tablero político no se está moviendo. Se mueve con más lentitud el tablero de las alternativas o de la construcción de herramientas para el poder popular de lo que se está moviendo la ofensiva oligárquica por arriba. Por tanto, no tenemos todo el tiempo del mundo y hay que agitarlo. Se necesitan muchos pasos y Podemos es uno de ellos para abrir dinámicas amplias y fuertes de unidad popular y protagonismo ciudadano.

La iniciativa no es una organización política, que ya hay muchas, y está bien y hacen su trabajo. Tampoco es una coalición de organizaciones políticas. La iniciativa es un empujón al tablero para precipitar procesos de agregación popular y ciudadana. Y tiene que contar con la mejor gente, la más entregada, la más comprometida y con más trabajo en el territorio, en cada lugar.

Hay un tirón mediático que es Pablo Iglesias. Hay gente que os acusa de utilizar ese tirón mediático ¿Cómo responderíais a esa gente?

Tienen razón. Podemos tiene como una de sus herramientas más destacadas el uso estratégico de los liderazgos. Quien crea que los liderazgos están ausentes de la política o pueden estar ausentes de la política transformadora tendrían muchas dificultades para citar un solo ejemplo de procesos de empoderamiento popular sin liderazgos. Los liderazgos, que siempre son en plural, hacen un efecto fundamental en los procesos de cambio político. Pero también es verdad que hacen falta menos liderazgos cuanta más organización popular haya. Y cuando se precisan más liderazgos, es por desgracia, cuando hay menos organización popular. Y esto no es un equilibrio que uno elija como el que escoge un menú, sino que tiene que ver con unas condiciones reales para intervenir en un momento real.

¿Hasta qué punto creéis que se recupera la política con este proyecto? ¿Qué ofrece Podemos?

Más allá de lo que sea la suerte de esta iniciativa, hay que dar pasos, este y muchos más para recuperar esa ilusión de la gente común, de la gente de abajo, de la gente del pueblo por la política. Eso creemos que es el quid fundamental sin el cual no hay solución.

Podemos lo que quiere plantear a la gente es que, si la gente no hace política se la hacen otros y eso es muy peligroso. No queremos ser un partido ni una coalición de partidos. Queremos ser una iniciativa que sirva para empoderar a la gente y que todo eso deje sedimentos de auto-organización en los barrios, en las ciudades, en los pueblos y para plantear que estas elecciones no las tienen por qué ganar los de siempre. Ya está bien de que siempre las ganen el PP y el PSOE, así que hay que salir a por todas y enseñarles los dientes.

¿Cómo se entiende la realidad de Galicia desde Podemos?

El centralismo ha producido efectos devastadores sobre nuestra cultura, parece que si no se es de Madrid no se existe. Los grandes medios de comunicación están en Madrid. En cierta manera eso ha contribuido a destruir nuestra cultura que es riqueza y que es fundamental defender. Hay que ser consciente que sin instituciones y sin dispositivos administrativos que sirvan para proteger la cultura y la lengua es muy difícil que sobreviva frente a la suerte de los que hablan una lengua imperial, que no necesitan prácticamente de nada para protegerla porque ya se impone por sí misma. Los que tenemos otra lengua necesitamos empoderarnos políticamente para que no desaparezca.

¿Tenéis pensado llegar a acuerdos o convergencias con otros partidos?

Ojalá que sí. Nosotros hemos tendido la mano a todos. El derecho a decidir va mucho más allá de las banderas y de las realidades nacionales. Es algo que debe ser indiscutible entre los que somos demócratas. Ojalá que sí, desde las diferencias, las especificidades. Nosotros no queremos entrar como elefantes en una cacharrería. Estamos deseando poder participar con otros compañeros y compañeras.

La gente puede pensar “si voto una opción generalista, a lo mejor no defiende mis derechos como gallego/a”

Desde luego si fuera una candidatura desde fuera no serviría para nada. Podemos tiene sentido en Galicia desde el momento en que somos los propios gallegos y gallegas los que hacemos política para construir con las características, particularidades y singularidades de aquí. Ya se han organizado en nuestra región diez Círculos Podemos (Tui, Vigo, Ponteareas, Pontevedra, Ourense, Villagarcía, Lugo, Santiago, Ferrol y A Coruña). Nos estamos auto-organizando para que este proyecto salga adelante.

¿Qué es un Círculo Podemos?

Los círculos son espacios populares. No pedimos el carné a nadie. Son los espacios del protagonismo, en los que cabe todo el mundo y creo que es precisamente esta dinámica la que está desbordando el panorama. Si nos fijamos en que existen alrededor de 400 círculos, es el ejemplo de que el protagonismo ciudadano funciona.

Estos círculos no tienen que sustituir al tejido asociativo y ciudadano existente en cada lugar. Tienen que ser permanentemente lugares de bienvenida, de suma y de extensión. Para conseguirlo debemos dejar a un lado las distinciones: todas y todos somos necesarios. De hecho son espacios para terminar con el miedo, la fragmentación y la resignación, para construir la unidad popular y ciudadana, contra el empobrecimiento y el secuestro de la democracia. Desde los Círculos defendemos cuestiones de sentido común: somos ciudadanos y tenemos derecho a tener derechos; a vivir sin miedo; a la sanidad, la educación, la jubilación y la protección social; a la tierra y el territorio; al empleo; a la cultura; a desarrollarnos como personas y como pueblos; a que no nos mientan; a que no nos maltraten; a que no nos carguen con sus deudas; a que no nos roben.

¿Por qué votar un español ilusionado de izquierdas a Podemos si ya tiene a Anova?

Cada persona tendrá que decidir con que opción se identifica más. Nosotros hemos puesto el acento en una cuestión que nos diferencia de todos y es el método. La lista de Podemos no es la lista de un partido, no la ha decidido la dirección de un partido, ni siquiera la militancia de un partido. Es una lista de los ciudadanos. Cualquier ciudadano podía estar en la candidatura de Podemos, bastaba con tener el apoyo de un círculo y cualquier persona que tuviera un teléfono móvil podía participar en ese proceso de primarias abiertas. Se dijo que estábamos locos, que podía salir cualquier cosa, pero no. Nuestra candidata número 2 es profesora de secundaria y activista de la marea verde, Nuestro número tres, el ex fiscal anticorrupción. Nuestra número cuatro, una licenciada que tuvo que emigrar para buscarse la vida en el extranjero, que ha tenido que volver y que ahora trabaja de camarera. Nuestro número cinco, un investigador del CSIC con un 88% de discapacidad que se lo ha ganado todo en la vida. ¿Qué tenía que ocurrir en este país, para que una lista electoral fuera así? Una lista de gente preparada, pero de gente que es una fotografía real de lo que ocurre en nuestro país. Dejar votar a la gente, dejar que la gente dijera que quiere elegir a los que vayan a la candidatura del Parlamento Europeo. Esa es una de las diferencias cruciales de Podemos. En cuestiones programáticas estamos de acuerdo con formaciones que nosotros entendemos que están en el campo de la democracia, como Anova, sin duda. Pero nuestro método de participación nos permite decir que nuestra lista no es la lista de un partido, es la lista de la gente.

Esta candidatura se presenta al Parlamento Europeo. Es sabido que hay mucha desafección por la política y en el caso de las europeas son las que tienen menos participación ¿Qué le dirías a la gente que dice: para qué voy a votar si al final lo decide todo el Fondo Monetario Internacional, el Banco Europeo y la Troika?

La pregunta es crucial. El Parlamento Europeo es un organismo con una posibilidad de decisión muy estrechada, tutelada por organismos de origen democrático derivado, o secundario y en una construcción de una Europa neoliberal en la que hay organizaciones oligárquicas, es decir, que no mandan en ellas quienes eligen la gente sino que mandan en ellas gentes que ya tienen mucho poder por su procedencia, por su familia, porque tienen mucho dinero. Hay organizaciones por lo tanto oligárquicas que tutelan ese Parlamento Europeo y por lo tanto tiene una soberanía recortada. Como las tiene también el Parlamento Español, e incluso el Estado Español. No obstante, creo que la pelea por abrir la puerta a las instituciones puede tener dos virtudes, aunque no lo aseguraría tajantemente. La primera es que nos guste o no (no me parece bueno pero me parece real), las elecciones suelen ser el acontecimiento con mayor visibilidad de la política para la mayor parte de la población que además no piensa en política nunca, y si piensa es durante el momento en el que hay elecciones. Y por lo tanto en las elecciones uno puede articular fuerzas políticas más grandes de las que había. Entonces no es cierto que primero uno construye lo social y luego va a lo electoral como el que va a canjear las fichas en un casino: oye mira, esto es lo social, ¿cuántos escaños me das por esto? Sino que en la pelea electoral uno también construye. Creo que tenemos experiencias claras en Europa, en España, etc. de procesos en los que entorno a la competición electoral se articulan sectores que ayer no estaban organizados. Esto puede ser útil. Porque también despierta una cierta ilusión, porque a la gente se le da unos objetivos concretos. ¿Para qué nos estamos juntando? Para irrumpir en determinados espacios institucionales que no son los absolutamente decisivos, pero cuentan. También se discuten cosas y también lo hacen porque están sustantivamente ausentes las voces de la mayoría desposeída de esos espacios. Eso por una parte. Por otra parte, es verdad que son espacios con soberanía recortada pero también es verdad que son espacios de discusión, de visibilización, de información y de representación del conflicto que no pueden ser dejados. No porque sean los únicos importantes, porque junto a ellos están las plazas, los barrios, los centros de trabajo, lo centros de estudio, pero esos también son espacios relevantes que no puede seguir monopolizando la casta. La casta no puede seguir monopolizando la representación de los intereses colectivos cuando gobierna contra las mayorías. Esa es una de las razones por las que este espacio es importante. Pero si me dieran a elegir entre que la iniciativa Podemos sirva para crear dinámicas de agregación popular y de articulación del descontento y no precipitara en una candidatura que sacara representación; o bien por el contrario, que sacara representación pero no removiera el terreno de lo social articulando el descontento, me quedo sinceramente con lo primero, sin dudarlo un momento.

A veces cuando se habla de Angela Merkel se repite mucho el argumento de que la crisis de España tiene sus culpables en Alemania y más concretamente en la política de Merkel. ¿Crees que es eso cierto o hay otras circunstancias que nos han llevado adonde estamos?

Es innegable que el diseño institucional de Europa a partir del Tratado de Maastricht implica el peso ineludible de los bancos alemanes y de los poderes financieros. Con lo cual, se ha construido una Europa no al servicio de los ciudadanos sino al servicio de los bancos, entre otros, de los bancos alemanes. Eso ha provocado que parezca que algunos nos toque ser la  periferia de Europa, los que ofrecen mano de obra barata, los que están obligados a servir cañas y tapas a los ricos del norte. Es evidente que la señora Merkel nos quiere como una colonia y queremos decirle que ‘no’.

¿Qué soluciones se plantean desde Podemos?

Queremos construir democracia y eso empieza por la economía. Si no está sometida a la democracia –la economía es la que determina las condiciones de posibilidad de la dignidad de la gente–, es imposible que la haya. Por eso decimos que lo primero que tiene que haber es una auditoría de la deuda, porque no puede ser que la gente tenga que pagar la deuda de los bancos. Tiene que haber una reforma fiscal para que paguen los ricos, Es escandaloso el porcentaje del PIB que representa el fraude fiscal, según los técnicos de Hacienda. Hay que prohibir el secreto bancario y los paraísos fiscales. Las empresas que cotizan en paraísos fiscales están defraudando a los ciudadanos y no pagan impuestos, y eso se traduce en que se cierran hospitales y se cierran escuelas. Hay que recuperar la soberanía, no puede ser que la señora Merkel haga una llamada al PP y al PSOE y cambien el artículo 135 de la Constitución sin consultar a los ciudadanos, asumiendo que el pago de la deuda tiene prioridad sobre la dignidad de la gente. Ser medalla de plata en malnutrición infantil en Europa es una vergüenza. Seis millones de parados, de los cuales más de millón y medio no tienen ninguna prestación… Para nosotros es fundamental democratizar la economía.

¿Y para combatir el desempleo?

Haciendo lo contrario de lo que se está haciendo. Desde los años 30 se sabe que de las crisis no se sale empobreciendo más a la gente, sino haciendo lo contrario. Si las entidades financieras no facilitan el crédito a las familias y las pequeñas y medianas empresas, se destruye la capacidad de consumo y cierran las empresas que son las que generan empleo. Y la gente normal no tiene dinero para consumir. Nosotros pedimos políticas de agregación de la demanda, que implica que no se puede empobrecer más a la gente, sino que hay que rescatarla y aumentar la capacidad de la gente para comprar. Algunos dirán que no hay dinero, ¡claro que hay dinero! Con una reforma fiscal se consigue dinero. Con una auditoría de la deuda, claro que se puede gastar el Estado el dinero en otra cosa. El problema es que la casta política y económica que nos gobierna nos está llevando al desastre. Hay que apostar por gente que trabaja, por los autónomos, por las pymes. Las administraciones públicas han de estar al servicio de la reactivación de la economía a partir de una política fiscal redistributiva justa, en lugar de rescatar a las entidades financieras que son responsables de un modelo productivo fundamentado en pelotazos urbanísticos y burbujas inmobiliarias, al tiempo que se ha privatizado lo público y destruido la industria de nuestro país.

Publicada y emitida por Agencia de Noticias Actualidad Ibérica, www.actualidadiberica.com perteneciente el Grupo, Xornal Galicia www.xornalgalicia.com y Pladesemapesga www.pladesemapesga.com

 

Acerca de Vgomagazine

Revista Online.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: