Podemos: ¿por qué hay quien puede?

Podemos se juega en las elecciones griegas parte de la consolidación de sus expectativas

Lo que se pudo entender en su día como un fenómeno adscrito a un momento muy concreto de la situación política española se presenta como una situación que las encuestas vienen ratificando una tras otra.

Estimación de voto de la última encuesta de la Cadena SER

En apenas 48 horas, dos trabajos demoscópicos han puesto sobre la mesa de que Podemos se perfila como la opción con mayor preferencia electoral para el conjunto de los españoles de cara a los próximos comicios generales. Así lo han puesto de manifiesto las recientísimas encuestas de El País y de la Cadena SER.

El fenómeno tiene una componente extraordinariamente llamativa, como es el hecho de que mucho de sus potenciales electorales se manifiesten no de acuerdo con los planteamientos de la opción que lidera Pablo Iglesias.

Más allá de la realidad económica y del momento álgido de gestión judicial de los casos de corrupción, que de por sí ya tienen cuerpo suficiente para que la ciudadanía se plantee cuestiones que había tenido aparcadas, el hecho de que la alternativa natural, y habitual, al PP, el PSOE, esté tan desacreditada ante la opinión pública como quienes gestionan la actual situación política, el Gobierno de Mariano Rajoy, es pieza fundamental, cuando no la clave, del desastre que adelantan las encuestas a los dos partidos que se han alternado en el poder desde 1982.

Lo verdaderamente llamativo de la situación es que unos, los populares, y otros, los socialistas, sigan afrontándola como si el mensaje no fuese con ellos, repitiendo los mismos esquemas que se han demostrado ajenos a la realidad y, sobre todo, manteniendo los mismos planteamientos que, si bien fueron válidos en las últimas tres décadas, la contumaz reiteración de los estudios de opinión ponen encima de la mesa que ya son únicamente caldo de análisis del pasado.

Lo reflejó bien el periodista Nemesio Rodríguez en dos tuits el pasado 7 de enero con motivo de la concentración ante la Embajada de Francia en repulsa por el atentado de París. Los políticos llegaron y se hicieron con el protagonismo, el mismo que evitaron asumir cuando había que haber estado cuando la crisis hundía a los medios de comunicación.

El drama para el estatus político tradicional es que entre los que dicen que votaron anteriormente a PP o PSOE y ahora anuncian que lo harán a Podemos son legión a los que les produciría “alegría y esperanza” (así lo cita la encuesta de la SER) que los de Pablo Iglesias formasen gobierno.

Detalle de la encuesta de la SER

Tampoco es necesario tirar mucho de encuestas. Si la que debería ser inexistente clase política y sólo debieran ser ciudadanos y ciudadanas dedicados a la política de manera más o menos eventual, tuviesen el gesto de humildad de acercarse a la realidad, lo mismo a Podemos, o a quien fuese que asumiese el papel del que se ha adueñado, se le habría hecho imposible tener en perspectiva tangible modificar el estatus que ha mantenido una democracia sólida en España los últimos treinta años.

About Vgomagazine

Revista Online.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: