Comer en verano sin engordar: sí, es posible (y te contamos cómo)

BBuelIfOpta por las versiones ‘saludables’, e igualmente deliciosas, de los restaurantes o bufés de comida internacional.

Mexicano: que las fajitas sean de pollo y sin crema agria.

Chino: pide el arroz integral y las verduras al vapor, y si comes con palillos, comerás menos y más lentamente. Italiano: lo más ‘light’, los platos con salsa de tomate.

Hindú: opta por el curry que está hecho con base de caldo, que tiene menos calorías que la leche de coco.

GAZPACHO ‘LIGHT’

Opta por su la versión más ‘light’ del gazpacho: espinacas, lechuga, pimientos verdes, pepino, un chorrito de aceite de oliva extra virgen, vinagre y una pizca de sal. Si, además, le añades un puñadito de almendras crudas, huevo duro o jamón ibérico, tendrás un aporte extra de ácidos grasos esenciales Omega3, proteína y muy pocas calorías. Otra opción: “Sustituye la mitad de tomate por un cuarto de sandía sin pepitas. Es diurética, te ayuda a hidratarte y supone un gran aporte de betacarotenos antioxidantes”, apunta el experto en nutrición y orientador de salud Ata Pouramini

PESCADO AZUL Y A LA PLANCHA

La sardina, por ejemplo, es un pescado de temporada, al que puedes acceder fácilmente en mercados y establecimientos de zonas marítimas. “De precio asequible y muy saludable, la sardina es de los pescados azules que mayor concentración de lípidos saludables, el llamado colesterol del bueno, presenta entre los peces de su misma clasificación. Es rico en vitamina E, un antioxidante que lucha contra el envejecimiento de órganos, tejidos y piel”, asegura Pouramini.

FRUTAS DIURÉTICASBBuelIA

Enteras o en forma de zumos son una apuesta segura para mantener unos niveles óptimos de hidratación. Evita las más calóricas, como el plátano, las uvas, los higos y las chirimoyas, y apuesta por las más diuréticas, antioxidantes y digestivas, como la piña, la sandía o el melón, los frutos rojos y la papaya. Si prefieres los zumos, que sean naturales, lo recomendado suele ser un vaso de 200 ml, y le puedes añadir agua de coco –como Vita Coco-, que es “un tónico digestivo rico en potasio, magnesio y otros minerales que contribuyen al proceso de electrolisis natural, regulando la hidratación del cuerpo”, según Pouramini.

LOS HELADOS, QUE SEAN DE HIELOBBudY4Z

Un polo de hielo son 49 kcal, mientras que uno cremoso varía desde las 80 kcal –si es artesanal y de un solo sabor-, hasta las 378 kcal –si es industrial y almendrado-. Los sorbetes y granizados tampoco son una buena opción. “Se les suele añadir azúcar en su elaboración. Un vaso puede costarnos unas 140 kcal”, advierte la nutricionista Montse Folch

Acerca de Vgomagazine

Revista Online.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: